miércoles, octubre 27

de la nada

Perdí mi tiempo
tratando de evadir
el destino.

Le hice mil jugadas,
le escondí las llaves,
le vende los ojos...

me puse bisoñé
cambie de sexo, tantas veces
que olvidé quien soy

y ahí está
esperándome en cada una
de mis indefiniciones

paciente,
sabe que el último movimiento
le corresponde
y mi tiempo se acaba

sabe que no puedo huir
para siempre
y tendré que aceptar
lo que para mi tiene

SM 611.2?

3 comentarios :

Anónimo dijo...

Es facil renunciar cuando no se ha hecho nada por cambiar las cosas, es dificil luchar y hacer de cada dia un dia mas para conseguir lo que se quiere, dificil es renunciar cuando uno ha hecho hasta lo imposible, pero a veces resulta inevitable, las indefiniciones vienen cuando uno no tiene claro el camino y esa es una lucha de todos, una lucha constante por definirnos dia a dia, definirnos en saber que queremos a quien queremos y como queremos las cosas y si optamos por ser buenos o malos seres humanos, todo eso es decision de cada uno y esa lucha no termina NUNCA.

IRIS dijo...

El tiempo es el ángel del hombre!!
Un saludo!

Trini dijo...

Es inútil esquivar al destino, siempre acaba por agarrarte e imponernos su poder.

Un abrazo