miércoles, enero 5

si no te parecieras a mi

Poco a poco vas dejando de hacer las cosas que nos conectan. Poco a poco y sin mucho esfuerzo, te entregas a la indiferencia en mensajes de una linea terminada en un hasta aqui donde antes habia un hasta pronto. Tus visitas regulares se han hecho semanales en el diván psico-catártico despellejado. Los recuerdos cansados de ser recordados ni el olvido los quiere y tus espejos ya no buscan mi reflejo...

Permanecer juntos mucho tiempo no fue lo que nos recomendó el psiquiatra de la terapia de grupo en que nos conocimos. Tiempo suficiente para minar nuestras palabras con el rencor que se sumaría a las discusiones nuevas que empezaban con un "chocolatito" y terminaban con golpes de puerta en la cara llena de lágrimas nuevas, viejas e importadas..

1 comentario :

fire dijo...

que triste esto que leo...y sin embargo que real y familiar me resulta....
un saludo cariñoso desde españa